viernes, noviembre 28, 2008

Recuerdo

Que saben de la guerra?
Esta que lucho contra mi.
Me atacan mísiles de pensamientos como versos
Quieren destruirme.
La sangre se derramaba por la entrepierna de la virgen.
El olor a sexo.
Mi yo se burla de mi. Se ríe descarado.
Alguien me querrá?
Que saben del dolor de las mañanas?
De la pesadilla aun pegada al ojo.
De la siesta intrépida y mi latido acelerado.
Que se yo de sus palabras como esquirlas de los mísiles de mis pensamientos
que me atacan como versos.
Quien me hará una coraza para protegerme de mi misma.
De la imagen repitiéndose constante.
Que se yo y que saben ellos de esta guerra interior?
Si las marcas que quedaron aun están rojas como la sangre que la virgen veía derramarse por su entrepierna.
Y el olor a sexo es el mismo.
Y mi yo se multiplica para burlarse de mi. Y se ríen descarados.
Que se yo de mi propia guerra?

lunes, noviembre 17, 2008

Festival de Arte Queer

Festival de Arte Queer
2008 – Arte Joven
Del 17 al 20 de noviembre

El Festival de Arte Queer, organizado por el Área de Estudios Queer y la Secretaría de Educación de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT) y auspiciado por el INADI, logró convocar gran cantidad de artistas que enviaron sus trabajos para formar parte de la muestra. El evento se llevará a cabo en dos lugares particularmente significativos en el marco de la implementación de la nueva legislación sobre educación sexual en las escuelas y en dos etapas: el lunes 17, martes 18 y miércoles 19 en el Colegio Nacional de Buenos Aires (Bolívar 263) y el jueves 20 en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (Marcelo T. de Alvear 2230). Presentar las obras de arte queer en este histórico colegio y en esta prestigiosa facultad es un intento para lograr producir un debate real en los ámbitos de formación, con la posibilidad de que adolescentes, adultxs y jóvenes accedan y discutan la temática de la diversidad y los derechos con sus verdaderxs protagonistas. Para nosotrxs esta posibilidad ofrecida por las autoridades del Colegio Nacional de Buenos Aires, por el Centro de Estudiantes de esta institución que acaba de inaugurar un Área de Diversidad Sexual y por el Director de la Carrera de Sociología es una oportunidad única para iniciar actividades de este tipo en colegios y facultades que son los lugares primordiales de formación de lxs futurxs y actuales ciudadanxs argentinxs.
Durante el festival se realizará una exposición de artes plásticas y fotografías, se leerán los trabajos seleccionados en el área de literatura, se exhibirán cortos, se montarán obras de teatro, danza y performance, se desarrollarán talleres y mesas orientadas a discutir las condiciones institucionales que posibilitan la discriminación, especialmente vinculadas con los problemas de las personas LGBT, y la legislación vigente en relación con la presentación de los proyectos de la Ley de Identidad de Género para Personas Trans, la Ley sobre Matrimonio entre Personas del Mismo Sexo y el nuevo paradigma jurídico-legal sobre derechos de niñxs y adolescentes.
La lista de artistas y la grilla de programación estarán disponibles en la página www.lgbt.org.ar. Para cualquier duda o consulta escribir a festivaldeartequeer@gmail.com.

Se agradece su difusión.

jueves, octubre 30, 2008

Cifrados II


Toda mirada será la tuya. Todo deseo será el mío. Doblo la esquina y ahí estas, segura, indiferente esperando que todos te vean. Te miro, me sonreís. Te hace feliz que miles de ojos se desesperen por vos. Esquivo a dos hombres acarreando un perchero, la calle Corrientes se desangra en gente. Entro a ese bar que alguna vez imagine. Somos tres esta vez, a ella la conozco, se de sus pliegues, se de sus secretos a media voz. A él no, tampoco se porque esta ahí. Me adapto, escucho. El humo y la luz danzan solitarios y yo los observo. Me acuerdo de la terraza que soñé ayer. La vista al mar y la ciudad rodeándonos. El blanco brillante del sol reflejado sobre ese suelo disparador. Ella y yo sentadas viendo la tarde pasar. Miro a los costados y ahí estas vos otra vez. Raquítica, desquiciada repitiendo una frase que logro leer en tus labios pero no puedo escuchar. Me acerco para consolarte y te desvaneces en mis brazos. El hombre del costado nos mira acusante. Una puntada me hace soltarte, caes en la silla como agua derramada. Repito no y acompaño mi negación con el gesto correspondiente. NO. Sos un fantasma, te conjuro, te desaparezco. NO. El dolor no desaparece pero se hace cada vez mas leve. Vuelvo a mi mesa. Y la abrazo a ella. Le digo promesas al oído. Él me mira y ella no me escucha. Repito mecánicamente mis palabras pero no hay respuesta. El blanco quema la escena. Todo queda fuera de foco. Tengo miedo, ella no respondió y tal vez elegí mal. Huyo, me escapo. Mi limbo me espera maternal para la evasión. Mi huida es valentía. Mi huida es soledad. Mi huida es la resistencia. Ella no respondió y mi promesa sigue flotando en el aire. Leo el título de un libro como un suplica, como un pedido al que accedo. El silencio, cómo interpretar el silencio. Cómo llenarlo de palabras si no hubo respuesta. Huyo por mi bien. Me replegó, me defiendo de mi fragilidad, soy vulnerable pero conciente. La meta está cerca. El campo de batalla se amplia pero esta desierto y no hay partículas que se consideren elementales ya. La vida es una novela objetiva en la que oficio de narrador y la incertidumbre me acompaña en cada frase. La realidad me arrebata, me interpela, el dolor vuelve en secreto para instalarse.

viernes, octubre 24, 2008

Cifrados I




La escena parecía salida de Rayuela, solo que con algunas variantes. Yo no era Oliveira y ella no era la Maga, o si? Coltrane sonaba de fondo mientras el ingles liquido y enigmático de T. S Elliot llegaba a mi a través de su voz. Unos días antes hubiera imaginado esa secuencia. Quizás hubiera sido menos perfecta quizás hubieran sido otros los poemas. La equis siempre marca el lugar del tesoro, me pregunto cuál será este tesoro que debo de desenterrar. La equis señala el punto de llegada, me pregunto desde donde habré partido para llegar hasta ahí. Equis marca el enigma a descifrar, marca la incógnita pero también es la falta. Cómo despejar equis, como despejar equis fue acariciarla. Paso cada cifra con el signo contrario, hago la cuenta, desarmo de a poco esa incógnita que me atrapa, que me hace reír mucho.
La escena podía haber sido una película de Subiela, claramente nuestros cuerpos fusionados se hubieran colado en el lado oscuro del corazón. Y entonces el guión hubiera tenido mas versos de Girondo y menos de Elliot. Y ella, mi equis, los hubiera leído desnuda sentada junto a la ventana, conmigo observándola desde la cama. Pero fue mejor porque escapó al lugar común, y los poemas desfilaban en ingles y al mismo tiempo que el mate con yerba de yuyos se detenía en su mano mientras que con la otra me abrazaba. Yo sostenía el libro en una empresa conjunta de lectura cooperativa. Y en lugar de Coltrane hubiera sonado otra música de fondo, pero yo disfrute de su silencio, de su mente en blanco. Del no pienses en nada solo sentí. Sentí mi boca, concentrate solo en ese fragmento de piel, solo en el mínimo punto que marca la equis.
La escena definitivamente podría haber sido otra, parecida pero distinta, pero fue esa la mas exacta, la escena equis. Mi equis despejada, mi equis felina, mi equis indecisa. Esa que conoce el sentido literal de las palabras, la equis que se desata lenta a medida que la ecuación avanza.

martes, octubre 07, 2008

Otros poemas


Visiones suicidas

Sueño con puntos rojos.
Perfectos círculos que dibuja la sangre que gotea de tus manos.
Marcas carmesí que señalan el camino.

Arremeto con la palabra para convocarte,
mientras tus muñecas lujuriosas,
emanan el líquido que te sostiene.

Entonces,

Sueño con puntos rojos.

viernes, septiembre 05, 2008

sábado, julio 26, 2008

Ma vie en noir

Te subiste la remera y me dijiste mira.
Y yo te obedecí.
Dijiste toca, mira, tócame.
Et une fois encore, je obéir.
Votre peau, vos seins plus petits.
No pude más que asentir tus palabras con un gesto.
Más tarde me dijiste sentate, sacate la ropa.
I could not refuse to your orders.
Soon I felt your hands on my back.
My skin began to boil under your hands.
No supe que decir solo me deje hacer.

miércoles, abril 02, 2008

Blue velvet


Este es el principio y el punto final. Esta es mi despedia y una vez mas una nueva historia que contar.



She wore blue velvet
Bluer than velvet was the night
Softer than satin was the light
From the stars

Nosotras cenábamos bajo una suave luz y esta canción llenaba el ambiente. Ahora mientras escribo me parece una escena inventada por mi. Y sin embargo no lo es.

Bluer than velvet were her eyes
Warmer than May her tender sighs
Love was ours
Ours a love I held tightly
Feeling the rapture grow
Like a flame burning brightly
But when she left, gone was the glow of
Blue velvet

Ella seguramente nunca registro la magia del momento. Ella hablaba y yo miraba extrañamente desde afuera como cenábamos mientras en la radio Bobby Vinton cantaba para nosotras. Pero también miraba esos ojos rebeldemente verdes que brillaban con cada palabra. Y esa boca esquiva pero generosa que vibraba de risa.

But in my heart there'll always be
Precious and warm, a memory
Through the years
And I still can see blue velvet
Through my tears

El tiempo paso veloz pero como muchas cosas vividas esa noche aun se queda en mi memoria.

viernes, marzo 21, 2008


La lluvia cae estrepitosamente y yo la miro caer a través de los ventanales del Mac Donalds mientras como una ensalada gourmet... como no pensar en vos. Las imágenes se mezclan y el tiempo entra en una cápsula desordenada y extraña.
Una mujer que me recuerda a un personaje de Maria Oneto me pregunta la hora, 21.55hs. Lleva como cartera un balde de helado y un paraguas rojo. Va vestida como Marilu Marini en esa obra de Becket,“Final de Partida,” que vimos una vez con L. en el San Martín. Me pregunto si no será la Maga cruzando el puente en busca de Oliveira. Me pregunto que estarás haciendo ahora chica productiva.

En breve debo entrar a la dimensión desconocida en donde ya nada sorprende y es necesario estar absolutamente loco para mantenerse sano. La vida desarrollándose en 145 caracteres. Extraños en la noche... compartiremos el amor antes que la noche muera. Soledades que se encuentran... extraños en la noche. Cantaba Frank para otros y que bien encaja en esto.

Casi sin interrupción vuelvo a mi ensalada que descansa agonizante sobre la mesa. La lluvia sigue cayendo... pienso en vos y en que ahora ya tenes un lugar en mis textos. Creo que de la misma manera que mis palabras tienen un lugar en vos.
Recién el otro día me di cuenta leyéndome en tu espacio que mis palabras están escritas en vos... literalmente escritas en vos.
Y aunque ahora el conjuro perdió su efecto y el péndulo sigue esperando inmóvil siempre vas a llevar mi marca en tu piel.

viernes, marzo 14, 2008

M. y M.

Ella me dijo me prometiste que ibas a escribir sobre mi. Y yo que soy obediente acá estoy escribiendo. Es difícil empezar esta historia, ponerle un principio me obligaría a ponerle un final y desaparecer toda la magia del relato. Así que empecemos a contar por los bordes, por los detalles como una buena historia se lo merece.
Lo evidente siempre deja espacio a lo oculto y si de develar se trata ella tiene 17 y yo 30. Yo trabajo donde ella estudia. Ella es de Colombia y yo de Argentina. Compartimos tres letras y género. Compartimos una estética.
El trasfondo, lo que está debajo del lugar común, es la mirada. Quien se puede resistir cuando te miran con ojos de amor. Y así ella tiene la sabiduría de 80 y yo la niñez de 5. Yo ya no trabajo ni ella estudia. Y compartimos más de tres letras. Compartimos caricias, compartimos un dolor, compartimos una charla y la confusión que nos ataca sin aviso.
Un día de marzo o abril cruzo la puerta de la escuela con su pelo de colores. Un día yo me quede pensado ella. Un día cenamos y desde un día, no se bien como ni porque como las cosas importantes, empecé a medir el tiempo en función de su presencia.
Y si me mira con sus ojos verdes el día esta calmo y todo se vuelve simple y sencillo. Y si no está, el temporal se desata y la tormenta se desencadena.
Una vez nos perdimos en un cine, mas de una vez caminamos por el centro como si, como un obra de arte que imita la realidad en un como si porque la supera por su sentido estético.
Una vez en una plaza nos dijeron, déjalas son dos chicas. Ella habla y habla y yo la escucho. Ella idea la comida y yo cocino.
Ella me ve por el lente de la cámara indiscreta, yo la miro con ojos encantados. Y entre clase y clase espero que me venga a saludar.
Yo le regale poemas de Girondo, ella me regalo una imagen de mi.
Yo le regale un dibujito y ella sus palabras.
Y una noche nos escapamos para volar por la ciudad.
Y en los bordes encontramos el deseo, y caminamos por la cornisa felices de querernos caer, saboreando el vértigo, dulce como su sexo.
Y en esas aristas filosas me corte con su conciencia indefinida de adolescente arrebatada.
Y en el vaivén del momento ella me lleva de la mano, me conduce.
Entre foto y foto bajo la oscuridad supo descarrilarme solo con una caricia. Y dijo tengo todo lo que quiero de vos pero no me preguntes que quiero.
Nos conocemos, me sabe de memoria y yo la recito como un poema de Pizarnik. “ Una mirada desde la alcantarilla puede ser una visión del mundo, la rebelión consiste en mirar una rosa hasta pulverizarse los ojos” Y yo la miro esperando que mis ojos se pulvericen.Y si algo no empieza tampoco termina. Suspendido, el péndulo se relaja y observa.

sábado, febrero 16, 2008

Escenas de la vida postmoderna/ visiones nocturnas

La falta de sueño, la vigilia nocturna y un trabajo bizarro contribuyen a mi locura.

Escena I
Vuelta en subte linea B. Un pareja se besa ruidosamente, pertuban mi lectura. Levanto la vista y observo.
El novio se despide de su chica. Se acerca a la puerta del subte dispuesto a bajarse en la siguiente estacion. La chica lo mira compadeciente. El subte arriba a la estacion Medrano. Dos segundo despues el novio con vos aniñada y algo ridicula le dice:
Esta no es Dorrego! Me querias hacer bajar dos estaciones antes, mala!
La chica lo mira resignada. El la vuelve a besar ruidosamente.
El subte arriba a la estacion Dorrego el novio se vuelve a despedir de la chica esta vez con un Tau! de niño pequeño. El novio desciende por la puerta de la izquierda.
Por la puerta de la derecha ingresa al subte un joven con aire intelectual. Mira a la chica sujestivamente. Se sienta a su lado y la besa silenciosamente. La chica le dice: te estaba esperando. Crei que ibas a subir en Medrano.
El la mira burlon y le dice: No Medrano, Dorrego siempre te confudis.
La chica lo mira y se rie.
Yo continuo con mi lectura.

Escena II

Tres de la mañana, calle Florida, observando desde la ventana de un edificio anonimo.
Un pareja de cartoneros lucha con un carro repleto de esa nueva moneda de intercambio. Un perro orina impune un tacho de basura. El portero del edificio, alterna sucesivamente pintura y espatula en la persiana del local de enfrente.

Escena III

Call Center, nuevo reducto de surrealistas. Recibo mensajes, respondo mensajes. Resulta que ella esta enamorada de su amiga. Su amiga acaba de terminar con el novio junto cuando ellas dos iban a tener su primera cita. Ella tiene que estar ahi para consolarla, ella la ama, su amiga lo sabes pero ahora esta pasando un mal momento. Ella puede esperar, puede?
La historia de mi vida en un pantalla en ingles y desde un celular.
Que extraño puede ser el mundo.

miércoles, enero 23, 2008

Escrito en el Cuerpo / Realidades Paraleas




Desde que llegue casi no hice otra cosa que escribir o leerle. Siempre me pide el mismo poema: Oh hazme una máscara y un muro que me oculte de tu espías... Parece obsesionada con ese poema y Dylan Thomas, recuerdo que ante de viajar estaba leyendo un ensayo sobre el porque de ese verso en El Perseguidor.



sábado, enero 05, 2008

Escritos 2008

Realidades paralelas

Siempre la primera línea de una novela es muy importante. Esas cuatro, cinco palabras tienen la responsabilidad de hacer que el lector se quede o desista de la lectura.

31 de octubre de 200...

Estuve toda la mañana escribiendo. Se supone trabajando, pero no pare un minuto de pensar en él. Por eso deje el texto de lado y volví a este diario que me ayuda a liberarme.
Últimamente las cosas se volvieron extrañas, raras, repetitivas. Lo que me asusta son los elementos en común.
Veamos, Cabildo, sábado, casi 6 de la tarde. Un niño y su madre conversan. La madre le dice: y ahora una ducha y a dormir, estoy muy cansada, trabaje mucho toda la semana. El nene la mirada, extrañado y sigue jugando con su transformer transparente y articulado. Yo me pierdo en medio de ese juguete rojo cristal. La madre y le nene se alejan.
Domingo, 2 de la tarde, Palomar final de recorrido del 123. Una madre y su hijo bajan del colectivo frente a mi, la madre le dice algo que no comprendo. El nene agacha la cabeza y se concentra en su transformer articulado y transparente. Y yo como hipnotizado me pierdo en ese juguete rojo cristal. Hace solo un mes que volví y Buenos Aires ya me esta afectando. Voy a seguir escribiendo mientras el cigarrillo se consume solitario. Tengo que entregar esta reseña en una hora y, sin embargo, este diario me atrapa...