domingo, abril 02, 2006

Ensayo sobre la Paranoia II

Sólo salir de noche está permitido porque la oscuridad te protege de las miradas. ¿Será que los vampiros le temian a las personas y no a la luz? Las miradas de los otros era lo que los convertia en diferentes.
Sólo de noche y por calles oscuras, nada de avenidas muy iluminadas, para evitar cruzarse con esos adolescentes impertinentes que descaradamente te miran con desprecio.
Miradas que deconstruyen, destruyen, forman y deforman.