sábado, diciembre 17, 2005

En el colectivo

Alguien que habla, alguien que pregunta, alguien que reza, alguien que escapa, alguien que piensa, alguien que baja, alguien que sube, alguien que si, alguien que no, ¿porque siempre yo no? alguien que pierde, alguien que gana, alguien que ve, los colores escapan al paso, alguien que cura, alguien que enferma, alguien que se delata, alguien que miente, cada uno con una rosa de luces violeta, alguien que muere, alguien que nace, el abuelo caminaba lento junto con su viejo perro que seguia su paso con esfuerzo. Alguien que termina, alguien que sigue.

miércoles, noviembre 09, 2005

sábado, noviembre 05, 2005

EX /CRITOS

EN /CLAVE BIEN TEMPERADO

I
Tensión en la cuerda del cuerpo
Afinando la última gota del río sórdido
Diferencia tónica teatral del signo dentado
Cualidad visual que desata la gran máquina cibernética
Ojo que escucha saltando al vacío

UN CLAVE QUE TAÑE LA PUA ESPECULAR



II
Todo acto es una acción falsa
Todo movimiento es la prolongación del hecho detenido
Pendulante saber que marcan las palabras
Toda palabra es un camino a la nada
Toda espera miente impaciencia
Y todo encuentro se vuelve inmoral y actúa un gusto falso



Serie A

Calma. Do you want one?
No, I´m just playing with her
Calma. Nada puede desaparecer.
Todo se derrumba repentinamente
Calma
Multitudes que marchan hipnotizadas




Serie Z
Caos. ¿La inocencia se pierde?
How are you?
Verde- Rojo-Amarillo
La pupila dilata sorprendida


Foto- Grafía
La autómata sensación de despojamiento humano
Ella corría segura que la piedra insertaría al pie.
Ella callo. No hay dolor.
NO HAY DOLOR
Desarticulada se sentó en el piso.

***
La mano desfilo impávida frente a la cámara.
Limita el cuadro patético de un friso sin terminar.
Luz que corta con destreza por las líneas punteadas.
***
Mirada que fija los ojos en ella
ELLA BAILO. BAILA.
Y los cuerpos plasmaron la imagen en movimiento.






III
La humana rareza de
La hundida razón del
Martirio, celos lánguidos de
La urgente ración de una
Maravillosa señal latente
La usada ratificación de un
Mar seco, lágrimas
Lamentando hurañas razones,
Maratón cefálico lacerando
Ladrillos, únicos, rasgando el
Margen central laberíntico,
Lacónica, umbría, rancia
Marcha senil lastimosa

IV
La vencedora del tiempo no convenció con sus insistentes preguntas a la autómata con la cara pegada a la ventana mirando pasar gente y perros.

Lenguaje silencioso
Ella caminaba. Su paso variaba al ritmo de una melodía interna y secreta. Ansiedad ansiosa de salir. Melodía de belleza inasible. No siempre la misma. A veces tenía nombre propio y otras sólo era un largo discurrir inconexo. El desplazamiento marcado por el tiempo. Ella caminaba y a cada paso lento, las notas buscaban su lugar. Los movimientos desordenados de sus miembros formaban parte de la orquesta. Pero en esta vasta orquesta no había director ni partitura. Sólo quien observa puede elaborar progresivamente una partitura escrita que sin duda se revelara altamente compleja. Una partitura invisible que orquesta los encuentros fortuitos, los intercambios espontáneos, las conversaciones baladíes. Yo vagabundeaba. Si se sigue el camino correcto la ciudad te ofrece una película muda en blanco y negro y de dudosa procedencia. Mirar la película urbana demanda una atención que los paseantes deploran. Ella caminaba y nos chocamos. Intervalo: dos cafés. Escena uno Exterior- Día- Bar. Quien se atreva a mirar que vea. Intercambiar palabras escapando a la suave violencia del silencio. Largo monótono momento frente a su deriva. Alguien me contó de un juego: libromancia. Se lo dije. Siguiendo la línea sublime de las tijeras en el papel. Blanco y negro de profundo significado. Sentido de una colección impalpable. Por sus gesto, su mirada, su silencio e incluso su ausencia. El exceso de repetición me ayudo en la búsqueda. Ella caminaba y yo observaba.

Marcela Vivar

viernes, noviembre 04, 2005

Los avatares de la Diosa África *

Prólogo
La Diosa África, bella e irónica,
arma su ser con los huesos
que no encuentran su lugar.
Tiñe su pelo con el rojo de los sobrevivientes,
cada gota sembrada que mis ojos reconocen.
Sagrando,
la herida
como lluvia
mancha
el rocío
de mi cuerpo.
En el ritual, el sacrifío,
es el lado oscuro en movimiento.
***




I
Bailarines se levantan desde un negro muro.
Georg Trakl

Las luces encandilaban a los conductores
Terribles imágenes del naufragio sobrevivieron a la memoria
Mis muertes una a una fueron reuniendose
***
En el silencio se desvanece la melodía desquiciada
Los acordes del piano devoraban las letras de una canción sombría
Desplegaste tus máscaras de a una, mientras el muro se hacia cada vez más espeso
Y el humo segándome de golpe
***
Como si hubiera una sola manera de perderme
Como sino me fugara del caos de la mañana
Como si me supiera de memoria cada una de las líneas de tu mano
***
Hay una luz que se extinguió en mi boca.
Georg Trakl
Hay una ventana y más allá el cielo.
Hay dos camas y más aca el infierno.
Hay quien no cuenta la historia adecuada.
Y quien olvida de a poco las luces que el amanecer le ha prestado.
***


II
El hombre de la cumbre
desciende a los campos infectados.
Camina entre los cadáveres
seleccionando su presa,
desgarrando viejos retazos que la atormentaban
Lo inefable del espíritu no se resiste.
***
Como contener el vómito improviso
mientras el cálido y húmedo viento sopla en Suiza.
Quien se atreva que interrumpa
la sucia inmundicia de mi boca.
***
En estado de duelo permanente
cruzando el umbral del dolor:
un espacio sin sentido
***
Las largas filas frente a la lobrega pudredumbre.
Lascivia de un Dios impotente.
Y yo aquí mirandote
***


III
Aquí frete al espejo, yo, la inevitable:
Una imagen en sombras y toda la soledad multiplicada.
Olga Orozco

En el azul y verde y naranja,
Serena,
la araña teje su trampa.
Y el verso sertero como lanza en el blanco.
***
Tuyas mis palabras.
Tuyo el papel que las contiene.
Tuyo mi deseo.
Y tuyo el poder sobre mis manos que no se resisten.

Epílogo
Despuntaron cohetes hacia mi.
Violentado furor en el brazo psicótico.
Vacio que enmudece.
Y todo el dolor desplegado.

Marcela Vivar

*texto finalista en Concurso de Poesía Joven Alejandro Guillermo Roemmers 2003

“Extraño” o Las grietas.

Ajeno a una cosa sopla el diccionario para la palabra Extraño. Palabra que da titulo a la opera prima del Cordobés Santiago Loza. “Extraño”, que originalmente se iba a llamar las grietas es la historia (sustantivo que quizás no sea el más adecuado) de Axel (en la impecable interpretación de Julio Chávez) un cirujano que no ejerce y como el título reza esta ajeno a todo. Pero no por indiferencia sino por plena conciencia del mundo.
A la manera de Albert Camus y su estética de la rebelión Santiago Loza crea al personaje de Axel como el exponente fiel de quien según Camus tiene plena conciencia del absurdo.
Para Camus la relación entre el hombre y el mundo esta mediada por el absurdo, el cual solo se puede combatir tomando conciencia de él; puesto que ni el suicidio (eliminación del hombre) ni la esperanza (eliminación del mundo) son capaces de solucionar el absurdo pues sólo logran borran alguno de los términos de la ecuación. Axel es absolutamente conciente de lo incomprensible del mundo y lo acepta. Ni esperanzado ni pesimista no se afana en poner en palabras aquello que no se puede decir: esa angustia existencialista a la que estamos condenados.
Axel no tiene una vida ordinaria no esta sujeto a lo cotidiano; es cirujano pero no ejerce, toma alcohol a cualquier hora, no tiene casa ni parece interesado en tenerla. Sin embargo esta aparente apatía hacia lo que lo rodea es inversamente una intensa conexión con lo más mínimo de la vida, lo trascendental, aquello que realmente importa.
Por otro lado, Santiago Loza se ocupo de poner en juego los otros extremos que Camus plantea en ala relación hombre-mundo. Así como de casualidad sin azar, Axel conoce a Erica en un bar y sin más que miradas establecen una relación, que para no caer en la obviedad el director no profundiza. La misma Erica (Valeria Bertuccelli) embarazada de cinco meses encarna a la esperanza con la ilusión de ese nuevo ser, a diferencia del personaje de Ana, la amiga de Erica que se suicido, y del cual sólo se tienen noticias por lo que la madre (Chunchuna Villafañe) y Erica cuentan.
Muchas de la imágenes de “Extraño” dan cuenta de la extraordinario de lo cotidiano (el mundo de Axel) pues descansan en los primerísimo planos ó en largas secuencias de imágenes de los viajes en tren a ninguna parte que Axel realiza.
Dos momentos se destacan como un respiro y parecen fuera de escena: los diálogos de Axel con su sobrino y lo diálogos con su hermana. Momentos que nos remiten a la infancia etapa que se encuentra fuera de toda reflexión existencialista.
Toda la película (con una clara elección del director que sabe o intuye el absurdo, lo inexplicable de la vida) se centra en el personaje de Axel quien gracias a la capacidad actoral de Chávez no deja lugar a malas interpretaciones, en todo sus sentidos.
“Extraño” es, entonces, una película existencialista que sostiene y sobrelleva su titulo paradójicamente sin grietas.
Marcela Vivar*

* Nota publicada en revista Idearia Nro 2